La leyenda negra que persigue a Paulo Costa

Foto del autor

By Ulises Izquierdo

El próximo 2 de junio, Paulo Costa ocupará un lugar estelar en la cartelera principal de UFC 302 al enfrentarse a Sean Strickland en el combate previo a la disputa por el cinturón del peso ligero entre Islam Makhachev y Dustin Poirier.

El duelo entre Costa y Strickland sin duda tiene un gran atractivo por la calidad de ambos contendientes y por el espectáculo que ambos suelen ofrecer tanto dentro como fuera de la jaula, pero en los últimos días, su batalla ha acaparado aún más miradas por un dato que hasta ahora se había pasado por alto.

Y es que, si bien las leyendas a menudo se fraguan a base de casualidades, si Islam Makhachev es algo supersticioso, debería haber investigado un poco más antes de aceptar defender su cinturón en la misma noche que Paulo Costa.

De las últimas 8 veces que el brasileño ha peleado en veladas de UFC, una fue para retar por el título de peso medio a Israel Adesanya, otra para enfrentar a Marvin Vettori en una Fight Night, y otras seis fueron en carteleras numeradas en las que había en juego otros campeonatos.

Pues bien, de esas 6 veces en las que Costa fue parte previa de una cita con la gloria entre un campeón y un contendiente, los defensores del trono salieron derrotados, dando lugar a un nuevo rey en sus respectivas divisiones.

Un dato al que pueden agarrarse los detractores de Islam Makhachev, y que en caso de volver a cumplirse con una victoria de Dustin Poirier en la pelea principal de UFC 302, alimentaría la leyenda negra que ya persigue a Paulo Costa.

Los primeros campeones que perdieron al compartir cartelera con Paulo Costa

El primer peleador en «sufrir» esta maldición de Paulo Costa fue Jose Aldo, que en 2017 se enfrentó a Max Holloway en UFC 212 y perdió su combate por TKO en el tercer asalto.

Tras esta pura casualidad, Costa se midió a Johnny Hendricks en el UFC 217 del Madison Square Garden, donde Michael Bisping se batió con Georges St. Pierre para defender su título de peso medio frente a la leyenda del MMA. El británico salió derrotado de este envite después de que St. Pierre le sometiera también en el tercer asalto.

Después de estas dos eventualidades, Costa compartió cartelera con Stipe Miocic y Daniel Cormier hasta dos veces. La primera fue en UFC 226, donde Stipe Miocic llegaba como campeón y salió noqueado por Daniel Cormier, que se convirtió así en ‘double champ’.

El segundo enfrentamiento entre ambos pesos pesados fue en UFC 241, velada en la que Costa peleó con Yoel Romero y en la que esta vez era Cormier quien defendía su título. ¿Y el resultado? Un TKO devastador a favor de Miocic en el cuarto asalto que le permitió recuperar su título.

La historia reciente que apuntala la maldición

Si cuatro combates a las espaldas en los que Costa había participado y el campeón del momento había salido derrotado no eran bastante, lo mejor estaba por llegar en UFC 278 y UFC 298.

En el primero, la patada de Leon Edwards que tumbó a Kamaru Usman recorrió medio mundo, coincidiendo con que Costa peleó con Luke Rockhold en ese mismo octágono preparado para la disputa entre ambos pesos welter.

En el segundo, UFC 298, España inscribió en la historia a su primer campeón de UFC después de que Ilia Topuria noqueara al australiano Alexander Volkanovski.

Una noche que Topuria soñó durante mucho tiempo, y en la que Costa estuvo presente peleando frente a Robert Whittaker en el combate anterior al del hispanogeorgiano.

1 comentario en «La leyenda negra que persigue a Paulo Costa»

Deja un comentario