Y después de cumplir sueños en WOW 14… ¿Qué?

Foto del autor

By Ulises Izquierdo

Por si acaso has llegado a este artículo en busca de información de primera mano sobre WOW 14, déjame explicarte. Esta es la primera columna opinativa de Jaula. Por tanto, muchas cosas de las dichas aquí están exclusivamente fundamentadas en deseos e intuiciones, pero no quería dejar de contarlas.

Con esto aclarado, me explico. Nada más acabar WOW 14 dijimos que la promotora dirigida por David Balarezo se está acostumbrando a convertir lo extraordinario en norma, y esto, aunque pueda parecer completamente subjetivo, es totalmente objetivo.

Tal y como describió a su paso por nuestro podcast el hombre que mejor encarna los valores y la trayectoria de WOW, Rafael Calderón, echar la vista atrás 4 años y ver el paso de WOW 1 a WOW 14 obliga a brindar un aplauso.

Una trayectoria imparable

Con una pandemia de por medio, WOW ha pasado de un primer evento que se celebró en el Novotel de la madrileña calle O’Donnell, a una velada que llenó el Palacio Vistalegre y se retransmitió en UFC Fight Pass. Crecer a ese ritmo a la vez que se consigue el pleno reconocimiento para unos cuantos luchadores no es tarea fácil, y la promotora española lo está consiguiendo.

La prueba de ello es el compromiso de los aficionados tanto con debutantes profesionales como Yaman Mjahed u Oriol Arenas, como con «veteranos» de la escena, como Juan Izquierdo y el propio Leprechaun, o el hecho de que los dos grandes medios deportivos del país hayan pasado, en cuestión de meses, de no cubrir ninguno de estos eventos a acudir por primera vez a presenciar la noche de MMA en Vistalegre.

El éxito es tal que podría invitar a pensar que ya está gran parte del camino hecho, pero todo lo contrario. La realidad es que el límite está en el cielo, y esto puede verse en que, si uno se para a pensar, muchos luchadores están dando los primeros pasos en su carrera profesional, todavía hay muchos aficionados por subir al barco, y esa misma noche hubo otra gran velada en Badalona, síntoma del apetito del público por los eventos en directo.

Por ello, pasemos a imaginar los posibles escenarios que surgirán después del verano.

Los pasos de WOW después de WOW 14

Ante la probabilidad de que muchos juntaletras como el aquí presente empezaran a especular sobre los próximos pasos que seguiría la compañía tras WOW 14, David Balarezo se aseguró de trazar el camino de los próximos meses incluso antes de la velada en Vistalegre.

Lo primero es WOW Zaragoza, una nueva incursión de la promotora madrileña en territorio inexplorado hasta el momento que servirá para continuar extendiendo sus redes hacia otras ciudades, expandiendo así la repercusión del MMA por todos los territorios.

Tras esto, tocará una pausa veraniega antes de volver «a casa» para WOW 15 en septiembre. Un evento que obligará a seguir operando bajo los estándares de excelencia de UFC Fight Pass, y en el que WOW tendrá la oportunidad de lucir para el mundo a un abanico de luchadores estelares que no viven en la capital.

Será el caso de Enrique Wasabi, cuya presencia en WOW 15 ya se confirmó hace unas semanas, pero también de un Ander Sánchez que se estrenaría en la compañía, de un Paddy Rutledge que apunta muy alto, o de otros muchos luchadores que podrían seguir los pasos de Yaman Mjahed y pasar a profesional. Podría ser el caso de Jose Gilarte, de Steven Tixicuro, o de Diego Esteche, por citar algunos nombres.

Reclamar a los nuestros

Más allá de continuar impulsando «su cantera», no obstante, el éxito de WOW pasaría por sumar a la causa a luchadores que hasta ahora han tenido que salir fuera para batirse el cuero en grandes ligas.

El pasado WOW 14 se vieron dos ejemplos claros de esto, Fabià Sintes y Hecher Sosa, que antes de estrenarse como profesionales en Madrid tuvieron que aventurarse a otras grandes ligas, pero hay muchos más. Manuel del Valle Mouzid es uno de estos nombres, porque tras su paso por WOW 13 iba a pelear en Finlandia, pero ante la cancelación de su combate, debería ser un nombre propio de WOW.

Viendo la cantidad de mujeres españolas que pasan a Combate Global para amasar experiencia profesional, también sería un éxito retenerlas en casa. El aquí firmante, por ejemplo, disfrutaría viendo a Andrea Meneses en WOW, al igual que a muchas otras luchadoras femeninas como Blanca Medina, Sara Vieitez, o Silvia Juaneda.

Todo esto sin olvidar dos grandes nombres en el MMA amateur, los de David Hervías e Isabel Calvo, los medallistas europeos en el anterior IMMAF, que merecen entrar a la jaula con un estadio lleno.

La batalla y consolidación entre promotoras

Citar nombres como si fuera una lista de la compra es divertido e invita al debate, pero la realidad es que el ecosistema del MMA español está muy atomizado en estos momentos.

Como decíamos, la misma noche que WOW 14 se estrenó en UFC Fight Pass, AFL celebró su décimo aniversario con una cartelera espectacular, y la realidad es que si ambas compañías crecieran paralelamente, sería un buen signo del impulso que está recibiendo el MMA en España.

Si la historia de la UFC nos ha enseñado algo, no obstante, es que en este sector solo parece haber hueco para una gran compañía por país, y si no, que le pregunten a Strikeforce, o a la recientemente adquirida Bellator.

Si eso podría darse y bajo qué condiciones es un misterio empresarial que yo no voy a pretender entender en estos momentos, pero una cosa me queda clara, si ambas compañías unieran fuerzas, todos ganarían.

El triángulo amoroso

El problema es que, como prueba cualquier película de Woody Allen, las historias de amor de película siempre tienden a tener un tercero en discordia, y ahí es donde entran los hermanos Climent con WAR, que realiza un evento en Alicante el 29 de junio, y en menor medida, La Batalla del Estrecho, que organiza velada el 8 de junio.

El promotor de LBE, Christian Caballé, aseguró en una entrevista con Enrique Gimeno que la competencia es sana y puede ayudar a crecer al deporte, y aunque esto es muy cierto, también lo es el hecho de que puede dañar al alcance de cada una de las promotoras.

Al fin y al cabo, contar con nombres como Franco Tenaglia, Salah Edine, Stella Abalos y Lewis Picó en WAR supone un gran impulso, pero tampoco se puede ignorar que combinar la fuerza de estos luchadores con la de una marca ya establecida sería sencillamente espectacular.

UFC España, ¿y por qué no PFL?

Llámese WOW, AFL, WAR o LBE, la conclusión de esta historia es que, con todo el talento que corre por las venas de los luchadores españoles en estos momentos, sería un sueño ver una cartelera de MMA con todos estos grandes nombres reunidos bajo un estadio repleto de gente.

Esto, al fin y al cabo, es lo que cada aficionado imagina cuando piensa en UFC España, pero, ¿por qué no disfrutarlo también un mes sí y otro también con una promotora de casa?

Inevitablemente, los luchadores que triunfaran en esta gran liga terminarían dando el siguiente salto, pero gozar de una cantera de este calibre, como ya hace Cage Warriors sería el verdadero éxito. Porque más allá de UFC, tendemos a olvidar siempre a un PFL que está apostando fuerte por Europa, o el hecho de que figuras como Acoidan Duque o Aitana Álvarez están en Oktagon.

Si España logra ser el referente de MMA que tiene todos los mimbres para ser, no es tan descabellado imaginar eventos de PFL Europe de forma recurrente, o a UFC viajando a Madrid para Fight Nights como ya hace en París.

Queremos disfrutar en casa a Dani Bárez, a Joel Álvarez y a Aleksandre Topuria o Pepe Torres, así como a Ignacio Capella y Rachid El Hazoume.

Soñar, en definitiva, es gratis, pero en vista de que en este 2024 se cumplen tanto los de Ilia Topuria como los de todos esos luchadores de WOW que se imaginaban debutando como profesionales en España, por qué no seguir haciéndolo.

Deja un comentario